miércoles, 16 de noviembre de 2016

DOS AMIGAS FANTÁSTICAS

TE CUENTO UN CUENTO 
Autora: Yara Vera Zalaya  (10 años)

DOS  AMIGAS FANTÁSTICAS

En un reino lejano, vivía un hada que era vecina de una bruja buena. Las dos vivían felices. Umpridge, la bruja, tenía pelos de loca y Flor, el hada, tenía el pelo súper peinado.

Un día Flor fue a visitar a Umpridge, pero ella no quería porque se había vuelto malvada. Umpridge decidió hacer una guerra entre ella y Flor. Flor no quería, pero no tenía otra opción. Umpridge reunió a todo su ejército, que eran monstruos feísimos y brujas malvadas, y Flor reunió a hadas, dragones de plata, duendes y elfos. Tuvieron una semana para prepararse para la gran batalla. Flor practicaba con su dragona  y con su varita nuevos conjuros y Umpridge practicaba con su varita y su monstruo volador.


Llegó la gran batalla, las dos competidoras estaban preparadas en el campo de batalla y cuando el árbitro dio la salida, las dos empezaron a competir. Flor empezó a volar con su dragona y Umpridge con su monstruo volador. Flor le hizo “petrificus” y Umpridge se petrificó. Mientras tanto los padres de Flor, el rey y la reina de Florencia, también estaban en guerra contra los padres de Umpridge, el rey y la reina de Brujarencia. Estaban en guerra porque también se habían peleado. Cuando Umpridge se despetrificó le hizo “verdus esmeraldus”, pero Flor lo esquivó. Por poco le dio a ella… lo malo es que un elfo se convirtió en una esmeralda. Umpridge le lanzó un hechizo a un hada, “brujacsus”, y la convirtió en una bruja mala, entonces Flor aprovechó para hacerle un hechizo a Umpridge, que era “buenalus” y se convirtió otra vez en una bruja buena.


Umpridge preguntó -¿ por qué estamos luchando?-
Y Flor le contestó – ¡estamos luchando porque tú decidiste  hacer una guerra!-.
Flor le preguntó - ¿por qué te has vuelto mala?
Y entonces  Umpridge recordó que su padre le había hecho un hechizo malvado para que hubiese una guerra entre ellas  y sus padres.


Después de contárselo a Flor hicieron las paces como buenas amigas. Su padre le pidió perdón a su hija e hizo las paces con el padre de Flor y fueron muy amigos y nunca más hicieron guerras. Flor y Umpridge eran muy buenas amigas, jugaban a hacer hechizos a la gente, a asustar a la gente con animales y monstruos, a jugar al escondite en los castillos de sus padres, a bañarse en las fuentes del jardín, a hacer paseos con los dragones y muchas cosas más pero lo más importante es que todos los del reino vivieron felices para siempre… y siempre hubo paz.


FIN

1 comentario: