martes, 24 de enero de 2017

EL NIÑO SIN PIERNAS AFRICANO

 TE CUENTO UN CUENTO 
Autor: Ángel Secorun (12 años)

EL NIÑO SIN PIERNAS AFRICANO

En un país muy lejano de la Sabana africana había un niño llamado Güertano. Vivía en un poblado  en el cual faltaban muchas cosas para la capacidad limitada que tenía Güertano. Su casa era una choza en un árbol, alejado del suelo por los peligrosos animales.  Estaba construida con paja, barro y palos.
Allí vivía con su familia: padre, madre y tres hermanos. Güertano no tenía piernas. Nació así y su vida no era  muy fácil, pero ponía  todas sus ganas para que todo fuera  bonito.
Cuando había cole siempre  su padre le montaba en burro y nada más llegar  iban a ayudar al padre  a cogerlo. Cuando  era  la hora de clase  Güertano entraba.  La asignatura  favorita era mates pero también  disfrutaba  leyendo  historias  de otros países. Su profe era muy  simpático, muy alto  y divertido. Les enseñaba a disfrutar  de lo aprendiendo.
Todos los  días  salían  al patio a jugar a  fútbol. Güertano era muy buen rematador de cabeza, se apoyaba con las manos, con ayuda de sus prótesis se desplazaba, estiraba el cuello y remataba. Al no tener piernas utilizaba las manos y las prótesis que le había costado mucho controlar para correr y andar. Su entrenador se llama Juan, una persona especial  para Güertano, pues le hacía  sentir  igual a sus compañeros de  equipo.

Los compañeros  de Güertano eran los  mismos que iban a clase. Le ayudaban a todo lo que pedía  y su mejor amigo era el portero. Se llamaba Usembol. ¡Güertano estaba  a gusto  en el equipo! Y habían llegado  a la semifinal del campeonato de colegios.
El gran día  estaba por  llegar y estaban todos  nerviosos. Se acercaba  la hora  del partido.  Juan  daba las últimas explicaciones antes  de saltar  al campo y entonces comenzó el partido y al poco  el marcador  iba  a favor  del cole  de Gualiquipati por un gol a cero, pero al poco volvieron a empatar y el partido siguió  empate pero cuando  quedaban tan solo 5 minutos un centre de Javi fue directo a Güertano que remató de  cabeza  y metió gol. Ganaron el partido y  el equipo se sintió orgulloso de él, así como su  familia, amigos y él mismo porque  había  tenido que esforzarse  mucho  para controlar sus prótesis y había conseguido marcar gol en un partido oficial.


FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario